El 8 de octubre, durante un paseo por las huertas en las vegas del Río Gévora a su paso por La Codosera, me entretuve un buen rato observando a 5 papamoscas gris disputando cada insecto que emergía de un prado con golondrinas dauricas y aviones comunes. Los papamoscas se instalaban estratégicamente en sus posaderos alrededor del pequeño prado en barbecho y los hirúndidos sobrevolaban el campo de continuo a baja altura. Pues en muchas ocasiones las aves iban a por el mismo insecto, llegando a juntarse a veces 3 papamoscas y una golondrina daurica, todos a la carrera a ver quién llegaba antes al apetitoso bichito. Se producían interacciones hóstiles entre los papamoscas por las presas y los posaderos, pero también vi como una golondrina daurica perseguía y acosaba a un papamoscas que había llegado antes que ella al insecto y que volaba de vuelta al posadero con el premio en el pico. Parecía que la golondrina quería quitarle la presa al papamoscas o simplemente quería echar al competidor de su cazadero aéreo. Además había una tarabilla norteña que se posaba en plantas bajas dentro del mismo campo. No vi interacciones con la tarabilla norteña pero sí que parecía que estaba al acecho de la misma fuente alimenticia.

 

muscicapa-striata-godfried-schreur-ecoturex-web